Aida Egea

“…el trabajo del día a día requiere esfuerzo y constancia…

Su vocación como actriz se desarrolló a partir de los 11 años cuando se inscribió a clases de teatro para vencer su timidez y su miedo a hablar con la gente.

Aunque tenía muy claro que el teatro era su pasión y su futuro profesional, su familia no lo veía de la misma forma, así que estudió Psicología y ahora ha incorporado estos conocimientos, más su postgrado en teatroterapia a su trabajo como profesora en la Escuela de teatro “Carro de Baco” en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

La teatroterapia es una herramienta de trabajo emocional que se utiliza para analizar y afrontar los conflictos. Mediante la representación del conflicto, en el que la persona que lo sufre, observa desde fuera la situación, se pueden ver distintas alternativas de afrontamiento y encontrar una mejor solución.

El teatro es una forma de terapia ya que permite experimentar y expresar muchas emociones. Representar un personaje ayuda a romper barreras , a ponerse en la piel de otro, a comportarse de formas distintas y observar las reacciones de la gente.

Los actores y actrices son personas con gran proyección social, salen en revistas, acuden a premios pero el trabajo del día a día requiere esfuerzo y constancia . Cuando se convoca un casting, acudir significa enfrentarse al rechazo y saber diferenciar que en muchas ocasiones “no ser el elegido/a no es que no significa que no les hayas gustado o que hayas actuado mal,  sino que no encajas en lo que están buscando en ese momento”. De ahí que es importante tolerar esa frustración y seguir adelante presentándose al siguiente casting.   

Deja un comentario