David "el Mago"

“Un mundo mágico se abrió ante él y se quedó atónito 

Hace algunos años, David acompañó a su madre a realizarse unas pruebas médicas y mientras ella esperaba los resultados, él entro en una tienda de magia cercana.

Nunca mejor dicho, un mundo mágico se abrió ante él y se quedó atónito contemplando los estantes repletos de cosas que llamaban su atención, entre ellas el anuncio de un curso de iniciación a la magia. Realizó una pre-inscripción y cuando finalmente se organizó (no sin antes realizar insistentes e impacientes  llamadas), su interés y vocación fue aumentando día a día hasta sentir que quería dedicarse profesionalmente a llevar la magia a lugares y personas muy diferentes, participando en grandes  espectáculos o acompañando a un niño o una niña en su fiesta de cumpleaños o en su primera comunión.

Pero David es también un mago solidario sensible a personas que se hallan en una situación de vulnerabilidad. Su contribución al trabajo que realiza la Fundación Abracadabra le ha permitido conocer  historias de chicos y chicas que no se sentían aceptados por sus compañeros y compañeras, que se sentían inferiores a ellos o que les costaba integrarse en los grupos debido a su timidez. La magia ha sido un vehículo que les ha permitido destacar, ser el centro de atención del grupo creando a su alrededor, sorpresa y expectación y por qué no …admiración.

Cualquier persona puede ser protagonista y en este caso por algo tan positivo como la ilusión, y alegría que puede causar un juego de magia. Con un trozo de papel, una cuerda o una carta que se pueden romper y recomponer, multiplicar y dividir o transformar en una flor, se logra alterar la realidad y ofrecer una visión positiva de lo inesperado.

Deja un comentario